(56-2) 2544 3833

relojes blogs

¿QUIÉNES SOMOS?

NUESTRA HISTORIA

Resumir 107 años de vida en breves líneas es una ardua tarea. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar ciertos aspectos de importancia.

 

Todo comenzó en una avanzada en calle Eyzaguirre, con sesenta personas. El Señor bendijo grandemente la obra, lo que hizo necesario buscar un lugar que acogiera a todas las almas que se congregaban. Después de unos meses, se decidió organizar una nueva iglesia: “El redentor”. La ceremonia se celebró el domingo 23 de octubre de 1904, en el templo de la actual Primera iglesia de Santiago; la concurrencia era de, aproximadamente, 450 personas.

 

La iglesia “El redentor” comenzó con 37 hermanos, 26 de los cuales eran nuevos convertidos, mientras que los otros 11 fueron recibidos por carta de traslado. El Consistorio estaba integrado por el Rev. Boomer y los presbíteros regentes Avelino González, Enrique Krauss, Juan Villalón y Efraín Martínez.

 

Nuestro templo estuvo muchos años en la esquina de Avda. Matta con San Francisco. Sin embargo, comenzó como una sencilla capilla de madera, con capacidad para 300 personas. Recién en 1912, tras un año de construcción, se consagró, el 14 de julio de ese año en un hermoso culto. Es preciso hacer presente que estuvimos en ese templo 85 años.

 

Un importante paso en nuestra historia, y en la de la Iglesia Presbiteriana de Chile en general, fue la decisión de prescindir de financiamiento externo y sustentarnos por nosotros mismos. Esto ocurrió en octubre de 1920, y significó que la propia iglesia asumió su sostén, lo que fue una muestra potente de la mano generosa de Dios sobre nosotros.

 

El terremoto del 03 de marzo de 1985 afectó severamente a nuestro templo. Por lo mismo, durante más de seis meses estuvo en reparaciones, reconsagrándose el domingo 08 de septiembre de ese año. No podemos dejar de agradecer a nuestros hermanos de la Primera iglesia, por acogernos durante ese tiempo.

 

El crecimiento de la ciudad, con el consecuencial ensanche de las calles, implicaba la expropiación de parte del templo. Además, el trabajo eclesiástico requería mayor espacio. Estas circunstancias motivaron que, en 1997, se abandonara nuestro antiguo templo para trasladarnos a nuestra actual dirección de Santa Rosa Nº1490, comuna de Santiago. Sin duda, no fue una fácil decisión.

 

El 13 de junio de 1998 se colocó la primera piedra de nuestro actual templo, y fue consagrado al Señor el 23 de octubre de 2004, en el culto de acción de gracias por nuestro centenario. Aquí, nuevamente agradecemos a los hermanos de la Primera iglesia, por acogernos durante todos esos años.

 

Otro importante paso en la historia de “El Redentor” fue la avanzada de Lircay, hoy conocida como Octava Iglesia de Santiago “Maranata”. Todo empezó en agosto de 1991, con la posibilidad de arrendar el terreno de calle Lircay Nº348 en Recoleta, a fin de establecer allí un centro de predicación. En septiembre de ese mismo año se remodelaron y refaccionaron las dependencias para su uso eclesiástico, y el 15 de diciembre se consagró el lugar a Dios, trabajándose incansablemente desde ese momento. No podemos dejar de recordar aquí a las familias Cuevas Amigo, Cuadros Venegas, Latorre Norziglia, Navarro Rojas, Báscoli Navarro, y a las hermanas Mirna Mora y Raquel Vásquez, entre otros, que durante años sirvieron al Señor en dicha avanzada. Como ustedes saben, la avanzada de Lircay se organizó como iglesia en diciembre de 2004, fecha en que “nuestra” hija comenzó su vida independiente.

 

Pero nuestra historia, vinculada a este trabajo, se ha basado también en grandes siervos del Señor. No podemos dejar de recordar en esta hora a nuestros pastores: Guillermo Boomer, Juan de Dios Leiton, Santiago Garvin, James Mc Lean, Enrique Krauss, Eduardo Seel, David Reed Edwards, Juan Aracena, Manuel Lorenzo Rodríguez, Carlos Muñoz, Rodolfo Vergara Ayares, Rodolfo Vilches Jiménez, Fabio Becerra Lima, David Vilches Urrea, Hernán Romero Maureira y nuestro actual pastor, Pedro Nunes Lino.

 

Actualmente, nuestra historia se escribe a través de lo que hacemos: departamentos que permiten oportunidades de crecimiento a la congregación (niños, adolescentes, jóvenes, jóvenes adultos, adultos mayores, mujeres); ocasiones de comunión, actividades evangelísticas como Escuela Bíblica de Invierno y el Operativo Social; entre otras. “Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación”, Salmo 90:1.